La costumbre hace el derecho y las paiportinas y los paiportinos no queremos renunciar a él

Ha venido siendo una constante, desde la instauración del primer ayuntamiento democrático en Paiporta, después de la dictadura, que tras la celebración del pleno de la corporación se abra un turno de palabra para que las ciudadanas y los ciudadanos, a viva voz, manifiesten sus preguntas o quejas dirigidas directamente a los miembros de la corporación, y de manera concreta al equipo de gobierno.

Es un dicho que la costumbre hace el derecho, y las paiportinas y los paiportinos no queremos renunciar a él.

El derecho a la información pública está amparado por la Constitución Española en sus artículos 23 y 105.b y regulado en nuestra comunidad autónoma mediante la ley 2/2015, de 2 de abril, de la Generalitat, de Transparencia, Buen Gobierno i Participación Ciudadana de la Comunidad Valenciana.

Es posible que el equipo de gobierno se sienta incómodo ante ciertas preguntas que lo pueden poner en una tesitura complicada ante la obligación de responder. Pero esta es una exposición que va con el cargo y se debe asumir desde el momento que se aceptó esta responsabilidad.

El anuncio en prensa, por parte del equipo de gobierno municipal de recuperar después de esta maldita pandemia la intervención y la participación de la población paiportina a través del turno de ruegos y preguntas al finalizar el pleno, en principio es muy positiva, pero tiene algunos flecos y algunas ambigüedades que se deberían aclarar.

La propuesta de la concejalía de participación de facilitar un correo electrónico para que la ciudadanía anticipe al día del pleno sus quejas y preguntas tiene un aroma restrictivo en cuanto a que deteriora el derecho democrático de la ciudadanía a la información pública.

Me explico:

Es cierto que en ocasiones, ante una demanda de información concreta, no es posible dar una respuesta satisfactoria inmediata y es más conveniente consultar datos para hacerlo. En este caso es una práctica habitual posponer la respuesta hasta recabar la información necesaria si no se tiene en ese momento. Pero también sabemos que en ocasiones hay miembros del equipo de gobierno que se ven acorraladas ante preguntas incómodas directas de la vecinas y vecinos y, para ellas, sería más llevadero tomarse su tiempo en contestarlas y darle a la respuesta la orientación política más interesada. Esto es entendible ante la inseguridad y falta de criterio de algunos miembros de la corporación.

Pero lo que a mí me preocupa es que con esta nueva dinámica de pregunta previa mediante correo electrónico vayamos a un deterioro de la democracia en nuestro pueblo. La brecha digital es un realidad. Tenemos que tener en cuenta que según datos de 2020 del INE, en España un 33% de la población entre 65 y 75 años no utiliza internet. Esto quiere decir que si se omite la posibilidad que en los plenos las personas podamos hacer preguntas directas a la corporación, el deterioro del derecho a la información será grave.

Por eso desde Esquerra Unida de Paiporta hacemos un llamamiento a la responsabilidad y exigimos que no se cercene la libertad de las paiportinas y los paiportinos y se mantenga nuestro derecho a poder hacer preguntas en los plenos de forma directa, con el micrófono en la mano. Queremos pensar que este gobierno lo puede hacer mejor.

Alberto Torralba Campos, coordinador de Esquerra Unida Paiporta

Show More
Back to top button