Medio Ambiente promueve un Banco de Tierras para recuperar actividad agraria en el municipio

La concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig ha iniciado el trámite para la creación de un Banco de Tierras en el municipio. Se trata de un registro de parcelas abandonadas, en riesgo de abandono o en producción, que sus propietarios estén dispuestos a ceder o alquilar, permitiendo un nuevo aprovechamiento por terceras personas para su cultivo.

Medio Ambiente indica en la memoria justificativa de esta iniciativa que el crecimiento poblacional de San Vicente del Raspeig como núcleo urbano, así como la proliferación del diseminado, la escasez de infraestructuras hidráulicas y la falta de sustitución generacional en el campo, ha traído consigo el abandono de muchas tierras, quedando zonas anteriormente agrícolas como terrenos baldíos o zonas abancaladas abandonadas. Además de las consecuencias socioeconómicas de este abandono, se aprecian otro tipo de efectos de carácter ambiental en forma de erosión, degradación del paisaje, incremento del riesgo de incendio, disminución de la biodiversidad, entre otros,

El concejal responsable de este departamento, Alberto Beviá, de Esquerra Unida, explica que estos momentos comienza a observarse un incremento en la demanda de zonas para cultivar de manera sostenible (como es el caso de los huertos urbanos municipales), así como el aumento de pequeñas huertas de origen doméstico, o plantaciones agrícolas en macetas o jardineras. Esta actividad, además de la obtención de una pequeña producción, “permite otros beneficios como la realización de actividades al aire libre, el contacto con la tierra y la puesta en valor de terrenos que están baldíos”.

Fases del proyecto

La primera acción a desarrollar a través de una empresa especializada en este tipo de iniciativas es realizar un estudio preliminar del estado de las diferentes parcelas existentes en el municipio que puedan albergar trabajo agrícola. Una vez se disponga de un listado del parcelario en abandono susceptible de incluirse en el Banco, las personas interesadas en ampliar la cantidad de tierras que cultivan, o que pretenden iniciar una nueva actividad agraria, podrán consultar este registro y contactar con los propietarios para acordar el modelo de cesión. La Concejalía informará a las personas interesadas una vez tome cuerpo la iniciativa.

Evitar la erosión del suelo

La recuperación de parcelas abandonadas para un nuevo uso agrícola permitiría un incremento del consumo de productos de proximidad, evitaría la erosión del suelo debido al abandono de las tierras, disminuiría la proliferación de plagas y de roedores, reduciría la superficie donde se da el problema del vertido incontrolado de desechos o escombros y paliaría la degradación paisajística.

Por otro lado, no menos importante para Medio Ambiente es que el Banco de Tierras “da la oportunidad de trabajo y negocio relacionados con la agricultura, por lo que sería un posible punto de partida a que vecinos y vecinas de nuestro municipio puedan trabajar como autónomos en una producción agrícola profesional”.

Show More

Related Articles

Back to top button